El Salmo 23 | Series de Ligonier

El Salmo 23

Esta serie de artículos ofrece una exposición y aplicación línea por línea del Salmo 23. El Salmo 23 ciertamente se encuentra entre los pasajes más amados de toda la Biblia, y generaciones de creyentes han recurrido a este salmo de David para consuelo y seguridad en tiempos buenos y malos. Esta serie considera el Salmo 23 en su contexto original, ayudando a los lectores a entender cada línea de este texto bíblico mientras aprenden cómo este salmo se aplica a sus vidas y a su caminar con Dios hoy.

2 noviembre, 2018

El salmo de David el pastor

El Salmo 23 — David conocía el cuidado constante que se necesitaba para ser un buen pastor y esto proporcionó una rica metáfora del cuidado constante de Dios hacia él en el Salmo 23.
2 noviembre, 2018

El Señor es mi pastor, nada me faltará

El Salmo 23 — Como el Buen Pastor, Jesús tomaría el lugar de Sus ovejas y sería llevado al matadero.
7 noviembre, 2018

En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce

El Salmo 23 — Cristo como el Buen Pastor cuida de nosotros en el camino, sosteniéndonos a cada paso, en cada estación.
8 noviembre, 2018

Él restaura mi alma

El Salmo 23 — El Buen Pastor no solo trae de vuelta a las ovejas descarriadas, sino que da vida a los muertos.
9 noviembre, 2018

Me guía por senderos de justicia por amor de Su Nombre

El Salmo 23 — Aunque las Escrituras hacen mucho énfasis en la soberanía absoluta de Dios en la obra de la salvación, nunca excluye ni minimiza la responsabilidad humana.
11 noviembre, 2018

Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo

El Salmo 23 — El viaje hacia la Tierra Prometida celestial está lleno de riesgos y peligros, y necesitamos un pastor que nos ayude a llegar a salvo.
13 noviembre, 2018

Tu vara y Tu cayado me infunden aliento

El Salmo 23 — Nosotros los cristianos somos ovejas peregrinas que aún no hemos alcanzado nuestro reposo eterno.
16 noviembre, 2018

Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos

El Salmo 23 — Nosotros tenemos muchas más razones que David para declarar con confianza: "nada me faltará" y "no temeré mal alguno".