La falsa enseñanza y la paz y pureza de la Iglesia | 2da Parte | Ligonier Español
La falsa enseñanza y la paz y pureza de la Iglesia | 1ra Parte
6 junio, 2018
Enseñando la Verdad
11 junio, 2018

La falsa enseñanza y la paz y pureza de la Iglesia | 2da Parte

Nota del editor: Esta es la conclusión del articulo “La falsa enseñanza y la paz y pureza de la Iglesia”, que es el tercer capítulo en la serie Falsos maestros, publicada por la Tabletalk Magazine. 

¿Qué podemos hacer para mantener la paz y pureza de la iglesia?

Aunque no podemos evitar cada ataque del enemigo, algunos simples pasos ayudarán a prevenir el tipo de daño que la falsa enseñanza puede hacer en una iglesia local.

Primero, mantén expectativas altas en cuanto a líderes ordenados y no ordenados. El apóstol Pablo le indica a Timoteo y a Tito qué cualidades buscar al considerar líderes para sus nuevas iglesias. Sus ancianos y diáconos deben tener una buena teología, un carácter piadoso y un buen testimonio para con los de afuera (1 Tim 3:1-7, Tito 1:5-9). ¿Se aseguran nuestras iglesias de que los candidatos para el liderazgo cumplan con las calificaciones establecidas por el apóstol Pablo? Me temo que, en algunas iglesias, esas calificaciones se han puesto a un lado para darle preferencia al hermano que tiene éxito en los negocios, que tiene una gran personalidad y que ha donado (o puede donar) una suma significativa de dinero a la iglesia. La iglesia debe aspirar a tener un liderazgo que coincida con la expectativa apostólica en lugar de las expectativas de la junta directiva o cuerpo pastoral.

En segundo lugar, sé parte de la solución y no del problema. Los líderes de la iglesia leen mucho y variado mientras se preparan para enseñar al pueblo de Dios, pero si queremos garantizar una dieta continua de sana teología, debemos citar regularmente a escritores y referirnos a libros que no desvíen a la gente. No vale la pena mencionar la perla teológica de una fuente aberrante o pensador heterodoxo que vaya a confundir al pueblo de Dios. Echa un vistazo a los libros en la biblioteca de tu iglesia; revisa cuidadosamente los libros o recursos en la mesa de entrada. ¿Conducen estos recursos al corazón de la sana doctrina, o fomentan la “teología radical” que lleva a la congregación por caminos extraños? Los líderes de la iglesia deben usar su influencia para constantemente guiar a la iglesia hacia lo comprobado y verdadero en vez de lo nuevo y extremo.

Un día vendrá cuando Jesús presente la iglesia a Sí mismo como Su esposa santa e inmaculada.

Tercero, recuerda que todo ministerio fluye de la predicación de la Palabra el domingo. Los líderes de la iglesia deben revisar regularmente con sus líderes laicos para ver cómo las clases de entresemana o grupos pequeños están alineados con la reunión congregacional de los domingos. Es fácil para los grupos pequeños convertirse en “entidades” aisladas del ministerio general de la iglesia. Ese aislamiento puede amplificar la voz de un líder sobre el liderazgo ordenado de la iglesia y darle una plataforma para introducir falsas enseñanzas. Este peligro se puede mitigar, en parte, eligiendo cuidadosamente a quién le es permitido enseñar y dirigir grupos formales dentro de la iglesia y eligiendo cuidadosamente el plan de estudios que usará cada grupo. Sin embargo, generalmente se requiere un paso adicional: reúne periódicamente a los líderes de grupo y los maestros de estudio bíblico para entrenarlos, pasar tiempo en oración y motivarlos. Asegúrate de que ellos vean su ministerio como una extensión del ministerio de la Palabra, no como una competencia de este. Los pastores, ancianos, diáconos y líderes laicos deben unir sus esfuerzos en los ministerios para los que Dios los ha llamado y dotado. Juntos, “funcionando adecuadamente”, el cuerpo de Cristo se edifica a sí mismo en amor (Ef 4:16).

Desafortunadamente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos preventivos, la confrontación aún puede ser necesaria si descubrimos que la falsa enseñanza ha echado raíces en la iglesia. Entonces, el cuarto paso es hacer el arduo trabajo de confrontación. A pesar de las cosas horribles que las personas sienten la libertad de decirse en internet, protegidas por el anonimato de la interacción virtual, vivimos en una era no confrontacional. Nuestra tendencia a “ser amables” a veces nos lleva a evitar conversaciones difíciles. Aquellos que son sabios en la fe, que son los hermanos y hermanas mayores, los padres y las madres de la iglesia, deben estar dispuestos a reprender y exhortar gentilmente a aquellos que puedan estar perturbando la paz y pureza de la iglesia.

El ejemplo del pastor Bob en la historia anterior es útil aquí. Él con firmeza, pero con cuidado, explicó la posición de la iglesia al Sr. Smith. No pasó por alto el problema (esperando que mejorara por sí solo), ni reaccionó de forma exagerada (confrontando al Sr. Smith públicamente o echándolo de la iglesia). Cada oportunidad que tenemos para proteger la paz y pureza de la iglesia es también una oportunidad de ministrar personalmente a aquellos que están en el error.

Mientras los líderes ordenados tienen la tarea particular de proteger a la congregación de las falsas enseñanzas, todos los miembros de la iglesia están llamados a ser como los de Berea (Hch 17:11) y a “retened lo bueno” después de probar la enseñanza que escuchan (1 Tes 5:21). Cuando Dios bendice nuestros esfuerzos, el resultado es una iglesia segura donde los hombres, mujeres y niños pueden confiar en que Dios les está hablando a través de la predicación de la Palabra y ministrándoles de domingo a domingo cuando la iglesia se une en adoración.

Luchar por la paz y pureza de la iglesia no es normalmente un trabajo fácil. Requiere una ardua labor de estudio y un carácter firme. A veces es tentador rendirnos ante la desesperación. En esos momentos, recuerda que, si bien la paz y pureza de la iglesia pueden parecer una realidad frágil ahora, nuestra búsqueda de estas se basa en el futuro prometido por Dios. Un día vendrá cuando las puertas de la nueva Jerusalén nunca serán cerradas, cuando el pueblo de Dios nunca estará en peligro (Ap 21:25). Un día vendrá cuando Jesús presente la iglesia a Sí mismo como Su esposa santa e inmaculada (Ef 5:27). Luchamos por la paz y pureza de la iglesia con ese día en mente, seguros de que llegará en el tiempo de Dios.

Este articulo fue publicado originalmente en la Tabletalk Magazine.
Eric Landry
Eric Landry
El reverendo Eric Landry es pastor de la Redeemer Presbyterian Church (Austin, Texas) y editor ejecutivo del Modern Reformation.