¿Cuál es nuestra respuesta? | Ligonier Español
¿Qué son la justificación y la santificación?
22 mayo, 2018
Predicándote el evangelio a ti mismo
24 mayo, 2018

¿Cuál es nuestra respuesta?

Nota del editor: Esta publicación es la séptima parte de la serie El corazón del evangelio, publicada por la Tabletalk Magazine.

Las buenas obras no son malas, son buenas. Como cristianos, deberíamos querer hacerlas. El hecho de que no seamos salvos por nuestras obras no significa que no debemos preocuparnos por vivir una vida de obediencia gozosa a la Palabra de Dios. Jesús declara enfáticamente: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos” (Jn 14:15). La obediencia, por frágil y débil que sea, es evidencia de nuestro amor por Cristo. Lejos de socavar el evangelio de la gracia, las buenas obras son el complemento perfecto para el evangelio.

Salvos, no por buenas obras

Para estar claros, las buenas obras son malas cuando se les considera como la base de la salvación. Una persona no es salva por sus obras sino por la gracia de Dios a través de la fe en Cristo. El apóstol Pablo explica:

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Ef 2:8-10).

Las obras no son meritorias. La salvación “no es de vosotros” y “no es por obras”. Incluso la fe a través de la cual recibimos la salvación es un don generoso de Dios. Como criaturas caídas, nuestros mejores esfuerzos están llenos de pecado. Tomando prestado de Francis Schaeffer: ¿Cuántos cubos finitos de buenas obras se necesitarían para llenar el abismo infinito que existe entre Dios y nosotros debido a nuestro pecado? Las buenas obras no proporcionan ninguna base para jactarse porque son completamente inútiles para salvar. El único fundamento de la salvación es Cristo. Somos salvos por Sus obras, no las nuestras.

Salvos para buenas obras

Las buenas obras no son malas cuando son vistas como el objetivo de la salvación, no su base. Si bien las buenas obras no son meritorias para la salvación, son un componente necesario de la fe cristiana. Como dice Santiago, “la fe sin las obras está muerta” (Sant 2:26). Pablo hace esta misma observación cuando afirma que no somos salvos por buenas obras, sino que somos salvos para buenas obras.

Cada palabra en Efesios 2:10 es importante para poder explicar el papel que juegan las buenas obras en la vida cristiana. Aprendemos que las buenas obras son el resultado, no la causa, de que seamos nuevas criaturas, y ellas atestiguan el hecho de que hemos sido redimidos para que nuestras vidas puedan reflejar las cualidades y el carácter de Dios. Las buenas obras son también el resultado de estar unidos a Cristo. Fuera de Él, no podemos hacer nada que agrade a Dios. Pero en Cristo, fuimos creados para realizar actos de obediencia que honran a Dios. En Cristo, podemos estar seguros de que Dios acepta nuestros débiles e inestables esfuerzos . Pablo declara además que las buenas obras son el resultado del patrón de Dios para la vida cristiana. No necesitamos preguntarnos qué es lo que Dios requiere de nosotros. Él nos lo dijo en Su Palabra. Las buenas obras son actos hechos en conformidad con la Palabra de Dios.

Una fe que nunca está sola

Las buenas obras son buenas porque no surgen de una fe muerta sino de una “fe viva y verdadera” (Confesión de Fe de Westminster, 16.2). Somos justificados solo por gracia a través de la fe en Cristo solamente; sin embargo, la fe que salva nunca está sola, sino que va acompañada de vida espiritual y obediencia amorosa . Cristo es el fundamento de nuestra salvación, la fe es el instrumento de nuestra salvación, y las obras son el fruto de nuestra salvación. Cada vez que el evangelio echa raíces en nuestras vidas, siempre produce frutos del Espíritu (Gal 5:16-26). El Espíritu nos permite caminar de una manera digna de nuestro llamado a seguir vidas que reflejen a Cristo (Ef 4:1-7).

El valor de caminar por el camino de la obediencia es múltiple. La Confesión de Fe de Westminster establece que hay al menos seis beneficios de las buenas obras. Primero, las buenas obras manifiestan nuestra gratitud a Dios por el regalo de Su Hijo (Col 2:6). Segundo, las buenas obras refuerzan la seguridad de la fe (1 Jn 2:1-6). Tercero, las buenas obras son un medio para motivar a otros cristianos a hacer mayores actos de amor centrado en Cristo (Heb 10:24). Cuarto, las buenas obras son vías concretas para engalanar la doctrina de Dios nuestro Salvador en la vida y el ministerio (Tito 2:7-10). Quinto, las buenas obras silencian a los críticos que devalúan la bondad del cristianismo bíblico (1 Pe 2:12, 15). Sexto, las buenas obras glorifican a Dios al mostrar Su obra de amor en nuestras vidas (Jn 15:8-11).

¿Cuál es nuestra respuesta al evangelio? Un antiguo himno lo expresa muy bien: “Obedecer, cumple a nuestro deber. Si queréis ser felices, debéis obedecer”.

Publicado originalmente en la Tabletalk Magazine.

 

John W. Tweeddale
John W. Tweeddale
El Dr. Tweeddale es decano académico y profesor de teología en Reformation Bible College en Sanford, Florida.